¿Hacia una Europa comunista?

José Bau 18 Junio 2017 0


¿Hacia una Europa comunista?

Mis reflexiones dominicales sobre la sociedad, como base para las historias de ciencia ficción, las comencé sobre lo que era izquierda y derecha. Actualmente parece que el extremo de la izquierda ya no es la ideología comunista. Poco a poco está siendo desbordada por otro tipo de ideologías aún más extremistas.

Europa Comunista

¿Y la derecha?

Si entendemos como derecha la izquierda del siglo XIX, la nacida en la revolución de finales del XVIII, los liberales, la derecha ha desaparecido. No es la primera vez. A lo largo del XIX la derecha tradicional, nacida en la revolución de 1792 desapareció. Nadie a finales del XIX seguía propugnando una monarquía absoluta. Salvo algunos grupos minoritarios. Tanto en España, con Isabel, Amadeo y Alfonso XII, como en Gran Bretaña, Países Bajos, Suecia,… las monarquías son de tipo parlamentario. Incluso en la más autoritaria de ellas, Prusia, el rey debe colaborar con el parlamento. Y por supuesto en todos ellos se ha abandonado el postulado absolutista de que todos los bienes son del rey. La mayor expresión del estado todopoderoso. Es el respeto a la propiedad privada lo que marcará el fin del absolutismo en toda Europa. Y su ausencia lo que marcará el nacimiento de los nuevos absolutistas. Absolutistas que se sitúan, según ellos, a la izquierda de lo existente.

¿Queda liberales en Europa?

Europa Comunista

Viendo la actuación de los gobiernos y partidos que se llaman a sí mismo liberales debemos concluir que no.

La Europa del siglo XXI no es un a Europa liberal. Una Europa que reconozca los méritos y respete la propiedad privada. El estado social nacido de finales de la segunda guerra mundial es cada vez más socialista. Un estado de altos impuesto que penalizan la iniciativa, y mayores gastos. Gastos, en su mayor parte, destinados a aquellos que nada aportan. Y lo que es peor nada quieren aportar.

Y aún se ha incrementado con las nuevas crisis: la de las hipotecas estadounidenses, la de la deuda griega, la de las cajas españolas, la banca chipriota y ahora la de Banco Popular.

Es sintomático como una Europa que ha dedicado recursos a salvar los bancos alemanes de la primera. También y principalmente de la segunda. Intervino, pero dejó caer a la banca chipriota, permitiendo que los accionistas perdieran su inversión. E incluso los depositantes, en su mayoría extranjeros, con depósitos mayores de lo garantizado, perdieron importantes cantidades. Ahora la Unión, El BCE y el FROB han propiciado lo que antes han negado: que los pequeños accionistas del Popular pierdan su inversión por la mala gestión de los mayoritarios ante la inacción de las autoridades supervisoras. ¿Será que no eran alemanes?

Leave A Response »

Haz divertido poema bien comprar levitra generico Cómo deshacerse de acidez sin medicina