La falacia de la derecha y la izquierda: sociología para ciencia ficción

José Bau 29 Abril 2017 2


Sé que no se me va a hacer mucho caso, la imagen de la «izquierda progresista» y la «derecha retrograda» impuesta en nuestra sociedad por los medios de comunicación, también por gran parte del profesorado (unos y otros habitualmente dirigidos por gente perteneciente a esa «izquierda» que quiere ser etiquetada como progreso) es bastante difícil de remover. Lo mismo que la idea, implantada desde finales del siglo XIX que cuando uno más dice apoyar a los menos favorecidos es más de izquierdas y más progresistas, nos hace dejar de ver el resto del cuadro.
Como dice el refrán «los árboles nos impiden ver el bosque». Pues lo bien cierto, como se demuestra día a día en Corea del Norte, Cuba y Venezuela, como se demostró en los años 90 tras la caída del comunismo en la Unión Soviética y como fichas de dominó Polonia, Checoeslovaquia, Hungría, Rumanía, Bulgaria y, la primera de todas en caer en cuanto hubo apertura: la Republica Democrática de Alemania, más conocida como Alemania oriental.
En todos ellos las políticas económicas de la izquierda, más cercanas al absolutismo de los siglos XVII y XVIII que a la economía liberal de la izquierda nacida en Revolución de 1792, solo han traído lo mismo que la centralización económica del absolutismo: pobreza, miseria y atraso.
La igualdad a cualquier coste, el uso sistemático de la palabra «democrática» para algo que no lo es, sino una dictadura de partido único o partido hegemónico (como el caso de Polonia con la coartada del partido campesino) donde la libertad está limitada a la sumisión al poder sitúa a esa llamada izquierda más cerca del régimen de Luis XIV que de aquellos que crearon la izquierda en el Juego de pelota. Y la jerarquía que gestiona, o más bien gestionó, esos regímenes y que tan bien caricaturizó Orwell en su obra «Rebelión en la granja» también los sitúa más cerca de Luis XIV, incluso a aquellos que hoy día defienden esos postulados de supuesta igualdad (sabiendo que son falsos e inaplicables) como podemos ver día a día en los que dicen aplicarlos.

2 Comments »

  1. luis eduardo gomez 29 Abril 2017 at 17:14 - Reply

    Gracias por la reflexión. En mi caso me sitúo en el limbo de los huérfanos políticos y en el sociego del nirvana búdico. No es nada fácil pensar en el vacío o en la totalidad, o en la interconexion de todos los eventos, pero deshacerse de los engaños de la mente realmente nutre.
    Luis Gomez

    • José Bau 29 Abril 2017 at 22:18 - Reply

      En realidad yo no me situo políticamente de acuerdo con ninguna de las opciones existentes. Aunque esta serie de artículos no pretenden ser un posicionamiento político sin una reflexión como premisa para cualquier historia (novela, cuento, relato) que pretenda mostrar una sociedad distinta de las que vivimos día a día.
      Aunque también es cierto que puede servir también para mirar con ojo crítico a los políticos y entender por qué Melenchon (o en el caso de España Podemos) muestran más discrepancias con Macron que con Marinne Le Pen.

Leave A Response »

Haz divertido poema bien comprar levitra generico Cómo deshacerse de acidez sin medicina