Anarcocapitalismo y Caos

José Bau 31 Enero 2017 0

Anarcocapitalismo y Caos

Algunos me han planteado que el mundo que yo inicio en Al borde del Caos y que culminará en Anochecer en la red no es realizable. Lo que yo pienso es que lo que no es realizable, más bien, es la filosofía anarcocapitalista pura.

Los riesgos de la desregulación de dejar todo en manos del mercado, o la simple desidia de no hacer nada, nos llevan al gran problema de la concentración. Las empresas pueden crecer de dos formas: ampliando su red (sea de fábricas, vendedores, tiendas,… etc) o bien comprando a otras empresas, generalmente empresas menores de la competencia. Un caso especial es el de las fusiones, en realidad siempre hay una empresa que lleva la iniciativa y que, de un modo u otro, está comprando a la otra, aunque lo llamen fusión y se diga que se está al mismo nivel. El caso es que sin un límite a la concentración se corre el riesgo de pasar de un sistema anarco-capitalista en el que no existe un estado y solo el mercado, como propone la Escuela de Viena, a un sistema de Mega-Corporaciones-Estado en el que las grandes empresas sustituyan a los estados.

Al borde del Caos de José Bau


En realidad, no es algo tan diferente de lo que ha existido en algunos momentos de nuestra historia: El ejército de la República de Roma, en gran medida (sino todo) era financiado por los patricios romanos y, a cambio, ellos tenían derecho a una importante parte del botín (aunque el estado se llevaba una importante parte y «el negocio» era el saqueo, lo que no creo que sea lo que pensaba la Escuela de Viena en su formulación) y ese esquema, en parte, fue usado por los Reyes de España en la conquista de América. Aunque no fueron los únicos y algunos países llevaron la expresión Empresa-estado al máximo: la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales que existió entre 1620 y 1800 era una empresa con prácticamente todos los poderes de un estado en sus territorios incluyendo la potestad de declarar la guerra, negociar tratados, acuñar moneda y establecer colonias, aunque no se lo tomó por sí misma sino que le fue concedido por los Estados Generales de los Países Bajos y en realidad se trataba de una empresa pública propiedad del parlamento de los Países Bajos. Pero para encontrar el caso más extremo deberemos mirar al mundo anglosajón, más concretamente a Gran Bretaña donde la Compañía Británica de las Indias Orientales fundada en 1599 por un grupo de emprendedores empresarios ingleses se dedicó inicialmente al comercio, aunque en situación de monopolio por concesión real, pero a partir de 1610 instalaron establecimientos, llamados factorías, supuestamente bases comerciales , en la India y poco a poco extendieron su influencia llegando a gobernar grandes zonas, disponiendo de ejércitos propios, y asumiendo funciones administrativas. Y este control se mantuvo hasta que en 1858 el gobierno británico empezó a asumir las funciones estatales sobre territorio indio.

Leave A Response »

Haz divertido poema bien comprar levitra generico Cómo deshacerse de acidez sin medicina