Crónica del I congreso de novela de Valencia

José Bau 9 abril 2017 0


Crónica del I congreso de novela de Valencia

Ha llegado el momento de proseguir la crónica del I congreso de novela de Valencia, un evento que muchos de mis compañeros de asistencia posiblemente hayan olvidado y otros no. Dicen que cuando pasan quince días de una noticia deja de ser noticia, espero que no, en este caso, pues hoy han pasado quince días desde el congreso y para algunos este aún tiene importancia, aunque solo sea por la experiencia adquirida.


Siguiendo el relato de las mesas de debate por orden de mayor a mayor impacto personal, y repito que es una cuestión de opinión, hoy comenzaremos por la mesa de histórica moderada por Ángeles Pavía Mañez y compuesta por Yolanda León, Gabriel Castelló Alonso, Vanessa González Villar, Verónica Martínez Amat y Antonio Garrido. Una mesa en la que aprendí bastante sobre la novela histórica y, aunque cada uno tiene su punto de vista, dónde me pareció muy interesante la distinción que hizo Gabriel Castelló entre «novela histórica» y «novela de ambientación histórica», considerando que la primera no solo se ubica en el pasado sino que recrea fielmente la situación social y el modo de pensar de los personajes del momento sin caer en el «presentismo», es decir hacer pensar a personajes del pasado como si viviesen hoy día, mientras que la segunda es básicamente presentismo ubicado en un momento del pasado.


Ahora tengo que volver a nombrar la mesa de AUTOPUBLICADOS, de la que solo os comenté que no pude ver por ser simultánea a mi presencia en la mesa de firmas. Entonces os comenté mi experiencia en la mesa de firma y ahora vuelvo sobre los minutos finales del debate que es lo único que pude ver. Por una parte algunas autoras de la mesa les vi cierto grado de utopismo, cuando defendieron no solo el libro en papel sino la presencia de los autores autopublicados en las librerías en libre competencia con las grandes editoriales, mientras que otras con mucho más realismo hablaron de la oportunidad que representa el libro electrónico, incluso la impresión bajo demanda, en especial con los económicos precios habituales frente a os caros precios del libro electrónico de las grandes editoriales. Eché de menos, aunque es posible que se haya nombrado en la parte que yo no estuve, que se hablase del elevado coste fiscal del libro electrónico que paga el IVA del 21% como si fuera un producto de lujo frente al 4% del IVA «cultural» del libro en papel.


Para finalizar me queda hablar de la mesa de juvenil, en la que hablaron las nuevas promesas Marisol Sales, Cristina Montesa, Alycia Alba y la escritora Anabel Botella que bien pudiera haber sido una mesa de literatura de fantasía, como si toda la literatura juvenil tuviese que ser de dicho género y las mesas de romántica y erótica, que abrieron el congreso. En las tres observé que quedaron muy centradas en su género, a diferencia de las de histórica y ciencia ficción y novela negra que tramos también de hablar dela proyección social de nuestro géneros literarios.

Leave A Response »

Haz divertido poema bien comprar levitra generico Cómo deshacerse de acidez sin medicina