Autopublicación y Autoedición

José Bau 17 Abril 2017 0


Vamos a retomar el tema de la autopublicación, autoedición y las diferencias entre ambas que iniciamos la semana pasada. No voy a hablar mucho de la autopublicación por libre, esa que consiste en acabar el manuscrito y sin ni siquiera revisarlo subirlo a la red para ver si hay suerte.

Únicamente comentar que lo peor de esas opciones es que, en muchas ocasiones, los amigos inician una especie de anti-literatura, completamente viral en la que aquellos que escribe igual de mal (o que lo harían si escribiesen algo más largo que un sms, un tweet o un mensaje de WhatsApp) lo elevan a los altares ya que son incapaces de ver como fallos los mismos que ellos habitualmente comenten.

Pero sí quería hablar de ese otro tipo de autopublicaciones, esas que en muchos casos el autor no es consciente de ellas, pues ni siquiera le piden dinero como tal, y que se realizan a través de una llamada (podríamos decir auto-llamada) editorial.

Creo que todos los que hemos empezado en esto hace al menos unos años hemos tenido una experiencia de ese tipo. Algunos incluso pueden considerar que ha sido positiva, o al menos el primer escalón de algo positivo. Todo depende del tiempo y la cantidad de contactos de los que han dispuesto, así como del resultado final. El caso es que poco después de empezar a escribir en este blog, saqueé del cajón mi primera novela de fantasía.

Después de haber dejado en el cajón Anochecer en la red y Al borde del Caos porque por su carga política fue rechazada por alguna editorial en su día (cuando aún se tomaban el tiempo de escribirte y decirte por qué no te publicaban, o al menos una de las causas) y mientras estaba haciendo el servicio militar me decidí a ello (sobre todo por la gran cantidad de tiempo libre que tenía) y tomando una libreta empecé a redactar una historia que quería haber convertido en módulo de rol y que no pude al haber terminado la universidad y dejar de estar en contacto con los del grupo de juego de rol.

Dicen que hay escritores de brújula y de mapa, yo creo que en cierto modo todos somos escritores de brújula al principio, cuando tenemos mucha imaginación y poca técnica consciente y vamos evolucionando hacia el mapa al ser conscientes de las técnicas. El caso es que en ratos muertos y avanzando linealmente acabé la mili con dos cuadernos que componían una novela de fantasía épica (poca fantasía y mucha épica) que posiblemente nunca llegué a publicar ahora que he adquirido algunas técnicas.

El caso es que envié el manuscrito a varias editoriales (espero que la hayan destruido a estas alturas) siendo consciente de que antes de publicar precisaba un proceso de revisión, que yo esperaba que estuviera incluido en el proceso de edición. Únicamente una de ellas me contestó. No diré cuál pero según esa editorial podía tener mi libro en treinta días después de firmar el contrato y la única condición es que en la presentación tenía que vender cien ejemplares o quedármelos yo (para distribuirlos por mi cuenta) mientras ellos colocaban en librería el resto de la edición.

Tanto la rapidez de los plazos como la cuestión de lo fácil que me pintaban que fuese la venta de los cien ejemplares me hizo dudar y decidí no firmar. El resto la semana que viene.

Leave A Response »

Haz divertido poema bien comprar levitra generico Cómo deshacerse de acidez sin medicina