La muralla del dragón

José Bau 14 Noviembre 2016 0

La muralla del dragón

En realidad en esta novela la muralla del dragón ya no interviene, no después de lo que pasó al final de Los señores de la estepa, la primera novela de la trilogía. Por otra parte el que la trilogía estuviese compuesta por tres autores diferentes me daba cierta prevención pues rara vez coincide la forma de presentar a los protagonistas, siendo algo más habitual el modo de proceder en la literatura “industrializada”, por otra parte uy propia de este tipo de sagas, pero que al final no aportan nada. Sin embargo, en este caso han soslayado el problema haciendo que el punto de vista cambie de bando y llevándonos de los tuiganos a los shou, el paralelo en Reinos Olvidados del Imperio Chino, aunque tratándose como se trata de la novela intermedia no podía acabar del todo bien…

Quizá ese punto, el final, sea lo único original en una trama, por lo  demás, previsible y no solo por una derrota cantada de los shou, sino por cómo se articula esta incluyendo el hecho de apartarse de la victoria total del Kanato sobre las dinastías Jin, Song y tangut  en el mundo real.


La muralla del dragón

Ficha bibliográfica:

Título: La muralla del dragón

Autor: Troy Denning

Saga: Reinos Olvidados

Nº de páginas: 336 págs.

Encuadernación: Tapa blanda

Editorial: Altaya

Lengua: Castellano

ISBN: 978-8448724726

Sinopsis:

La horda bárbara ha conseguido abrir una brecha en la antiquísima Muralla del Dragón y ahora amenaza las tierras orientales de Shou Lung. A pesar de su inmenso poderío, la única esperanza del ejército imperial es Batu Min Ho, un joven general que es descendiente en tercera generación de los bárbaros tuiganos. Pero, al mismo tiempo, la esposa de Batu debe librar su propia batalla en el traicionero terreno político de la corte imperial, donde un espía intenta socavar por todos los medios la confianza que el Hijo del Cielo tiene depositada en su marido.

Leave A Response »

Haz divertido poema bien comprar levitra generico Cómo deshacerse de acidez sin medicina